Formación Graduado Social Enseñanza Relaciones Laborales

Se acabaron las clases de Seguridad Social: algunas reflexiones a partir de los comentarios del alumnado. Por Alberto Ayala Sánchez

 

Alberto Ayala Sánchez

Prof. del Departamento de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social

Facultad de Ciencias del Trabajo

Universidad de Cádiz


En estos días felizmente hemos terminado las clases de Seguridad Social II, correspondientes al segundo cuatrimestre del tercer curso del Grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos, atinentes el período académico 2016/2017. Y digo felizmente no con sorna o ironía, sino todo lo contrario, es decir, como expresión de mi más sincero agradecimiento y gratitud a todo el alumnado (grupo de mañana y tarde), por haberme facilitado impartir -sin ningún tipo de incidencias- una asignatura crucial para los futuros graduados. Ahora bien, como todavía no se han examinado no puedo decir si el resultado ha sido satisfactorio para ambas partes.

Comencemos con alguna que otra reflexión. En la asignatura de Seguridad Social II están matriculados -al día de la fecha- ciento veintitrés alumnos, pues bien, como dato a tener presente y creo que a todas luces llamativo, es que desde que se inició el cuatrimestre a mediados de febrero solo han asistido a clase de forma habitual alrededor de sesenta alumnos, y ello sumado ambos grupos (mañana y tarde), es decir, más de la mitad de los matriculados en la asignatura, a los cuales no conozco, han renunciado –desde el principio- a recibir las clases, ¿por qué?, sinceramente desconozco la respuesta o las respuestas, pues imagino que será un conjunto de factores lo que motiva que el alumnado opte por no acudir diariamente a las aulas.

Dicho lo anterior y cambiando radicalmente de tema, el penúltimo día de clase pedí a los alumnos que, en una hoja en blanco y absolutamente anónima, indicasen qué les había parecido el desarrollo de la asignatura, señalando aquellos puntos que consideran puntos débiles y aquellos otros que pudieran describir como fuertes.

Como debilidades de la asignatura de manera abrumadora han coincidido dos temas. El primero de ellos se circunscribe en calificar a la asignatura de excesivamente amplia y densa. Desde mi punto de vista y respetando la visión del alumnado, entiendo que no es una debilidad, sino simplemente una realidad: la Seguridad Social es un Derecho arduo, extenso y complejo. La solución que proponen para poder atajar esta <<debilidad>> sería impartir Seguridad Social en más de un curso académico, pues al hilo de esta supuesta debilidad, también de forma casi unánime señalan como punto fuerte la importancia y relevancia que esta asignatura tiene para su futuro quehacer profesional.

Podemos afirmar con rotundidad y sin temor a equivocarnos, que el Derecho de la Seguridad Social no es fácil por su multiplicidad de conceptos e instituciones propias y, sobre todo, por su desbordante, compleja y dispersa normativa, que en más de una ocasión dificulta vislumbrar qué norma debemos aplicar al supuesto de hecho y, además, discernir si la misma está o no en vigor. De este modo, si en mis años de estudiante de Derecho se decía por los cátedros de la época que el Derecho Administrativo se caracterizaba por tener una legislación <<motorizada>> por lo excesiva y cambiante de la misma, no sé cómo podríamos calificar a la legislación relativa a la Seguridad Social…; se admiten sugerencias para <<bautizar o calificar>> a la legislación de esta rama del Derecho. No obstante, y circunscribiéndonos al programa de la asignatura y, una vez que tenemos una idea de conjunto de la misma, podemos percibir que lo que realmente impartimos durante el cuatrimestre –siendo mucho- no es tanto su exigencia al quedarnos con lo fundamental de cada institución, pero vuelvo a insistir, desde la perspectiva de aquel que se acerca por primera vez a la asignatura no es de extrañar que le abrume y parezca inabarcable.

Al hilo de estas consideraciones es curioso como cambia la percepción de los alumnos una vez aprobada la asignatura, pues <<a toro pasado>> comentan a los compañeros de cursos inferiores que la Seguridad Social II no es o era para tanto, existiendo otras asignaturas más complejas que ésta, véase Tutela II.

Otras de las deficiencias o debilidades que más <<ha denunciado>> el alumnado es que en el programa no se haga ninguna referencia o no haya tema alguno relativo al trabajador autónomo. Indican, acertadamente, que en un futuro próximo asesorarán a trabajadores por cuenta ajena, a empresarios, pero sobre todo, al trabajador autónomo.

No dejan de tener razón, ahora bien, si por un lado alegan que la asignatura les parece densa, extensa y compleja, por otro, ¿qué ocurriría si ampliáramos el programa con uno o dos temas más relativo al régimen especial de los trabajadores autónomo (RETA)?

En clase les aclaré, pues el tema del RETA salió en más una ocasión, que una vez que dominamos y tenemos claro las distintas instituciones del Régimen General de la Seguridad Social, es relativamente fácil abordar el estudio de los trabajadores autónomos, por lo que no debían preocuparse en exceso.

A la Seguridad Social no le podemos reducir ni la extensión ni la complejidad que tiene, pero a medio plazo sí se le podrá dar solución a la debilidad de que no se estudie en nuestro Grado la figura del trabajador autónomo. ¿Cómo? El Departamento de Trabajo y de la Seguridad Social de esta Facultad ha puesto en marcha, con no poco esfuerzo y dedicación, para el próximo curso el título de Experto en Derecho del Trabajo, con toda la intención de poder ofrecer para el curso 2018/2019 el título de Experto en Derecho de la Seguridad Social y, en un futuro, aunar ambos en un Máster en Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Con ello quedaría cubierta la carencia que estamos comentando y otras que también se han puesto de manifiesto pero no de forma tan mayoritaria, como el estudio y gestión de las nóminas a través de programas informáticos o la relación con la Tesorería General de la Seguridad Social a través del Sistema RED. Me consta que el Departamento y la Facultad están implementando acciones para que estos dos últimos puntos enunciados se traten y cubran a lo largo del Grado en las asignaturas que le son afines, como Derecho del Trabajo y Seguridad Social.

Y finalizo como comencé, reiterando mi agradecimiento a todo el alumnado de Seguridad Social II por haberme hecho sentir un privilegiado al transmitir los rudimentos básicos de la asignatura.


Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *